Foto: Breger Dee/Getty Imágenes/Science Source

Artículo originalmente publicado en The Vindicated, nymag.com

George de Mestral era originario de un pequeño pueblo llamado Saint-sur-Morges, en 1907 presentó su primer patente a la edad de 12 años que consistía en un avión de juguete. “Era una persona impulsada a inventar” afirma Fraser Cameron Presidente de las Compañías Velcro. Pero no fue hasta mediados de sus 30’s que de Mestral tuvo una idea que impactó al mundo, la cual le tomó más de 2 décadas para finalizarla.


En 1941 al regresar de un viaje por los Alpes Suizos, de Mestral notó que en su ropa y en el pelaje de su perro estaban adheridas varias semillas de cardo. . Muchas personas se hubieran molestado y las hubieran quitado, sin embargo, de Mestral decidió analizar estas semillas bajo el microscopio para indagar la razón por la que se adherían, esto fue más por un tema de curiosidad que por vislumbrar alguna oportunidad de negocio. De hecho comenta Fraser Cameron que George de Mestral no era una persona muy interesada en  cuestiones de negocios, él estaba inspirado por la ciencia. De Mestral se dio cuenta que las semillas de cardo tenían espinas con forma de gancho  por esta razón se adherían de esa forma a las telas así como al pelaje de su perro.

De Mestral se dio cuenta de que si podía replicar este mecanismo podía crear un sistema de sujeción el cual podría remplazar cierres, botones incluso la costura. Su idea consistía en replicar estos ganchos en una cinta de fibra sintética y a su vez hacer otra cinta que tuviera bucles de felpa, de esta forma las dos cintas simplemente se unirían.


An Idea That Stuck: How George de Mestral Invented the Velcro Fastener

George de Mestral

Sin embargo, fue mucho más fácil decirlo que ejecutarlo. En el proceso de implementación De Mestral visitó casi todas las empresas textiles de Europa, las primeras 6 fueron en el mejor de los casos escépticas sobre la idea y comentaron que no se iba a poder hacer. Ya que manufacturar la felpa era relativamente fácil, el problema era la elaboración de la cinta con ganchos ya que tenían que ser lo bastante flexibles para poder separarse de la cinta de felpa pero lo suficiente rígidos para hacer que el sistema permanezca unido y funcionara adecuadamente como sistema de sujeción. Debía de ser una fibra que no perdiera la forma con la que fue tejida explica Frase Cameron.

Eventualmente encontró un fabricante en Lyon que tenía un material que estaba compuesto por una mezcla de nylon rígido y algodón, un tejido capaz de mantener su forma que era exactamente lo que estaba buscando. Con ayuda de este material fue capaz de recrear los ganchos microscópicos que observó en las semillas de cardo y adherirlos a otra cinta tejida con pequeños bucles. Recibió la patente de su invención en el año de 1955. Pidió un préstamo para empezar a trabajar en su proyecto. Creó una compañía para la fabricación del producto: Velcro un acrónimo de las palabras francesas Velours(Felpa) y Crochet (Gancho)  


Aunque de Mestral había finalizado su invento y había probado que de hecho funcionaba, el principal problema es que solo podía manufacturar la cinta de ganchos a mano, la producción en masa aún estaba más allá de su alcance. Sin dinero, de Mestral permaneció un tiempo en el pueblo de Commugny en los Alpes Suizos tratando de encontrar una solución, los ganchos son muy difíciles de producir afirma Fraser Cameron. “Se tejen de la misma forma que la felpa pero tienes que cortarlos en un ángulo muy preciso y es realmente difícil de hacer.”  

Finalmente de Mestral dio en el clavo, haciendo una pequeña modificación en algo similar a una máquina de peluquero. Con la habilidad de mantener el ángulo correcto de corte, fue así como pudo construir un telar que le permitió producir en masa las cintas de gancho casi 20 años después de que tuvo su idea.

An Idea That Stuck: How George de Mestral Invented the Velcro Fastener

Buzz Aldrin muestra su banda para reloj Velcro a Neil Armstrong en el Apolo 11 Foto : NASA

A pesar de todo los sistemas de sujeción VELCRO® no fueron un éxito de inmediato cuando salieron al mercado en la década de los 60’s. “El problema era que la gente no tenía idea de qué era esta cosa” menciona Fraser Cameron. Cuando se tiene un producto innovador puede ser difícil lograr que la gente comprenda cómo se usa o en qué consiste. Al principio los fabricantes de ropa no quisieron ni siquiera probarlo y parecía que la invención de De Mestral iba a ser relegada a la categoría de cosas interesantes pero sin alguna aplicación útil.

Entonces llegó la NASA. Buscando una forma de adherir los objetos a la pared mientras flotaban en la órbita espacial fue que la agencia descubrió los sistemas de sujeción Marca VELCRO®. De repente la invención de De Mestral pasó de ser una rareza y se convirtió en un invento de la era espacial. En la década de los 60’s comenzó  estar presente en la industria de la ropa incluyendo la alta costura, incluso la leyenda de la moda francesa Pierre Cardín se obsesionó con el innovador material. Fue entonces que la invención de De Mestral fue oficialmente un éxito. 

Las Compañías Velcro se esfuerzan por recordarle a la gente que Velcro no es en realidad un producto sino el nombre de una compañía- Una compañía que hace mucho más que el sistema de sujeción a base de Gancho y Felpa ligado con ella. Velcro continua los pasos de De Mestral inspirándose en la naturaleza y aplicando este conocimiento en usos industriales. De Mestral murió en 1990 en Commugny, la misma aldea Suiza en donde desarrolló su idea.

A pesar de que De Mestral cedió los derechos de su invento a las Compañías Velcro siempre estará ligado en la invención de los sistemas de sujeción a base de gancho y felpa que comenzaron con un paseo a los Alpes Suizos y lo llevaron hasta la Luna.